Meriendas nutritivas

Preparar la merienda de los niños a veces es difícil, sobre todo si quieres evitar las galletas, bollería, zumos, batidos y demás productos para niños llenos de azúcar, aditivos y nada saludables.

Es un momento del día en el que los niños tienen mucha hambre, sobre todo si salen del cole por la tarde. Mis hijos se comerían lo que fuera!!!

Es una pena que justo en ese momento, por comodidad en general se tira de productos muy poco nutritivos, se atiborran de ellos y luego no tienen hambre para cenar, ponen pegas a la comida y cenan poco.

De esta manera su alimentación no puede ser buena, completa ni equilibrada.

El ritmo de vida que llevamos tampoco nos lo pone fácil, así que te cuento las alternativas que yo utilizo y espero que te puedan inspirar.

Fruta

La fruta es perfecta, viene en su propio envoltorio ecológico y en general se come estupendamente sin necesidad de cubiertos o platos.

La fruta de temporada aportará a tus hijos energía, fibra y vitaminas.

Manzanas o mandarinas en invierno, melocotones, albaricoques en verano… Las fresas, cerezas o incluso si prefieren la fruta pelada, la pueden llevar en un tupper. Y como no el socorrido plátano.

Lo único que tienes que hacer, asegurarte en tu compra de tener variedad de fruta en casa.

Que sea fruta de temporada y variada, no vale con comer solo plátanos. Y preferiblemente ecológica para evitar pesticidas y tóxicos, sobre todo con aquellas que nos comemos sin pelar.

¿Y por qué no tomar zumos? Los zumos comerciales no tienen vitaminas, ya que estas se pierden en los procesos térmicos de pasteurización. Así que estarás dándole a tu hijo únicamente azúcares rápidos, que es lo que precisamente queremos evitar.

​Frutos secos y semillas

Los frutos secos y semillas son un tesoro y hay que comerlos todos los días; almendras, nueces, avellanas, pipas de girasol, de calabaza, sésamo, anacardos, pistachos…

Para desarrollar el sistema nervioso, el aporte de las grasas de los frutos secos y semillas es imprescindible. Es un alimento súper fácil de llevar a donde sea y que proporcionará mucha energía de la buena.

Podemos hacer bolitas, barritas energéticas o granola, que en general son muy fáciles y están buenísimas. Aunque también un puñado de frutos secos es una merienda fantástica y muy rápida. Cuanto más simple mejor.

Te dejo la receta de la Granola, es muy sencilla y siempre queda bien.

Frutas secas

Dátiles, higos, ciruelas secas, orejones, pasas… otra opción de comer fruta igualmente nutritiva. Es la forma tradicional de comer la fruta que no es de temporada y es genial si además se combina con los frutos secos.

En este caso te recomiendo que también optes por la opción ecológica, y que mires los ingredientes para asegurarte que ​sean sin azúcar añadido (muchas lo llevan), ni químicos como colorantes o sulfitos que les añaden para mantener el color.

Bocadillos

Para mí es la merienda tradicional, la que me preparaban en casa y que comíamos en el parque o donde fuera mientras jugábamos.

Aquí el reto está en elegir un pan de la mejor calidad posible, ya que la mayoría de los panes que venden en los supermercados son un horror. Lo ideal es integral y de masa madre.

Podemos hacer bocatas de chocolate. Importante que sea negro de un 75%, porque sino estarás comiendo sobre todo azúcar.

Si coméis carne o fiambre, opta por las opciones de mayor calidad posible, por ejemplo, compra lacón en vez de jamón procesado. No escatimes en estas cosas porque no merece la pena. Claro, es más caro, pero quizá lo mejor será comer menos de este tipo de alimentos, pero que sean de mayor calidad.

Lo mismo, si tomas lácteos en casa, compra queso de verdad, no eso que venden empaquetado. ¿Te has fijado que algunos paquetes ya no pone ni que sea queso?

Puedes rellenar también de atún o de hummus de legumbres o de patés vegetales. Ve probando y variando a ver cuales le gustan más a tus hijos.

​Bollería casera

Integrar en tu semana un momento para cocinar algún bizcocho, magdalenas o galletas caseras es una inversión. Hará que tu hijo sustituya productos industriales nada saludables por alimentos de verdad.

En este caso lo más importante es usar harinas integrales y evita el azúcar blanco, moreno o incluso la panela. Son hidratos de carbono vacíos, sin más nutrientes, que dañan el organismo produciendo picos de glucosa y además generan muchísima dependencia. Si tu hijo se acostumbra al azúcar, querrá más y más azúcar y dejará de apreciar otros sabores.

Luego nos quejamos de que no les gusta comer de nada…

Aprende a utilizar alternativas de endulzantes más equilibrados como las melazas de cereales; arroz, cebada… 

Te dejo el enlace de la receta de las Magdalenas de Chocolate.

Como ves, lo que te propongo no es nada raro, en el fondo es lo de siempre, lo lógico, pero desgraciadamente no es lo común. Espero poder haberte dado alguna idea o haberte inspirado y que te animes a hacer alguna de las recetas que te indico.

Cada una tenemos nuestros truquitos, por eso me encantará que me cuentes cómo organizas las meriendas que tus hijos se llevan al cole y que nos inspires tú también ​a través de los comentarios (si no los ves, ​pincha en el título y aparecerán) o pregúntame lo que quieras en info@cocinasaludybienestar.com

También te puede interesar