Qué hacer cuando falla la planificación

​La mayor de las ventajas de organizarte y planificar qué vas a comer cada día, es ​que ​haciendo un pequeño trabajo por adelantado, ​​simplificamos tareas, y esto nos aporta tranquilidad en el día a día.

​Planificamos porque nos ayuda y esto no significa tengamos que ser rígido​s ni estrictos​. ​Salirse del guión no ​tiene por qué ser un fracaso​.

Planifica​r es una herramienta para sentirnos mejor, no rígidos ni obligados.

Yo desde que me organizo ​en casa de esta manera, he ganado en calidad de vida​, las cenas han dejado de ser un momento de tensión​ y he ganado flexibilidad.

​Seguro que ​va a haber ​ocasiones que, por la razón que sea, ​no puedas cumplir ​tu planificación. ​Es posible que te pas​e ​al principio, hasta que controles bien los tiempos que necesitas para cocinar o ​los momentos ​óptimos para hacerlo, o bien ​surgirán imprevistos ​que no podemos controlar.

​Por eso necesitas un plan B, para ​mantener ​tu objetivo de comer ​bien y a la vez vivir tranquila en cualquier situación.​ Improvisar sobre la marcha, ​puede salirte bien o puedes terminar ​comiendo ​una de esas cosas nada saludables que quieres evitar, así que no te lo recomiendo.

​Mi consejo es que te adelantes a la situación y ​dediques unos minutos a planificar qué hacer cuando falla la planificación.​

  • ​Coge tu listado de comidas habituales ​y marca aquellas recetas súper rápidas que preparas en menos de media hora. (Habrás creado ya tu listado ¿no?, ​por si acaso te vuelvo a dej​ar el enlace-> aquí). Si no tienes ninguna o pocas recetas de este tipo, tienes que empezar a pensar en ello. ¿Qué crees que puedes c​ocinar y comer dignamente en poco tiempo? Por ejemplo, para mí los botes de legumbres son un recurso maravilloso. En un momento los abres, los lavas y por ejemplo preparas unos garbanzos salteados con verduras rapidísimamente. Si necesitas ideas, más abajo te dejo en enlace con tres recetas sencillísimas para que te puedas inspira​r a la hora de hacer crecer tu listado de comidas habituales rápidas.
  • ​Asegúrate de tener siempre los ingredientes básicos. De nada te servirá activar tu plan B, si a la hora de ir a la despensa, no tienes los ingredientes. Cuando vayas a la compra, revisa tus básicos. ​Yo siempre tengo ​botes de garbanzos o judías blancas.
  • Déjate ayudar 1 - Considera que no tienes por qué cocinar siempre,  si ya tienes los menús de la semana pensados, puede que tu pareja u otra persona pueda cocinar. Intenta no ser imprescindible.
  • Déjate ayudar 2 - No toda la comida procesada es mala. Desde luego que lo ideal es cocinar todo a partir de alimentos naturales, pero hay que ser realistas y una ayudita de vez en cuando es de agradecer. Lo importante en este punto es saber elegir qué productos son aceptables y para ello vas a necesitar leer etiquetas; ingredientes y contenido nutricional. ​Lo principal para mí es que ​los azúcares libres y ​las grasas saturadas​ sean bajos, además de que tenga los menos aditivos posibles. Por ejemplo, yo compro a veces hamburguesas vegetales, pero cuidado, que no por ser vegetales tienen que ser saludables.

​Muy importante, cuidado que lo excepcional no se ​convierta en rutina. 

No abuses de los productos procesados, ni repitas continuamente las recetas rapidísimas, porque si lo haces, no solo vuestra alimentación será pobre y aburrida, sino que​ terminareis aborreciéndolas. Úsalas cuando realmente las planifiques o las necesites.

​Recuerda, un plan B es un plan B, no puede convertirse en rutina

​​Muchas personas con ganas de adoptar una alimentación más saludable, me coment​áis​ que una de las cosas ​que más ​​cuesta es incorporar verduras en todas ​las comidas. Para que ve​áis que no es tan difícil, os dejo el enlace de 3 recetas facilísimas para preparar verduras rápidas.

​Por último, ​igual que la semana pasada, te comparto ​el menú de cenas ​que ​he planificado para ​esta semana. ​Espero que te sirva de inspiración, ​tienes el enlace de las recetas ​a algunas recetas que están en la web, ​y si quieres alguna otra receta, no tienes más que pedírmela.

Te recuerdo que ​estos menús los planifico pensando sobre todo en mis hijos, ellos comen en el colegio y por las noches mi objetivo es que coman de forma equilibrada y compensando lo que comen fuera de casa.

​Las cenas de la semana

​LUNES

​Lentejas estofadas + pasta + brócoli

MARTES

​Crema de coliflor

​Pastel de pescado + arroz blanco + judías verdes

MIERCOLES

​Crema de coliflor

Pastel de pescado + arroz con verduras + guisantes

JUEVES (noche oriental)

​Tallarines orientales + tempeh agridulce

​​​VIERNES
​​Hamburguesas de azuki 

​Ahora ​me encantaría que me contaras qué tal te organizas tu en tu día a día para comer de forma saludable ​y vivir más tranquila. 

¿​Cuáles son tus recetas rápidas?

​Felices digestiones!!!

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *