Miles de ideas para tus comidas

​¿Has sentido alguna vez que cuando te alimentas correctamente, parece que todo está en orden, que la vida fluye​ y que puedes con todo?

Una vida ordenada ayuda, pero ​l​a razón que hay detrás de sentirte tan bien, es que cuando ​comes ​bien, realmente tienes la energía y vitalidad que necesitas para afrontar lo que ​te echen.

Por el contrario, fíjate que cuando por las prisas, el estres, las miles de actividades que ​hacemos durante el día, empezamos a comer "lo que sea", es cuando sentimos que perdemos el control y no nos da la vida. Una pescadilla que se muerde la cola.

Comer bien es la base de de sentirse bien.

Es verdad que ​con el ritmo de vida actual ​muchas veces es difícil hacer las cosas como nos gustaría. ​Es entonces cuando ​poner en práctica una alimentación saludable y más aún hacer un cambio de hábitos, puede convertirse en otro punto de estres, y eso es lo último que ​queremos.

Pero déjame decirte  que esto no tiene porqué ser así y detrás del éxito (en general de todo lo que te propongas), hay una palabra mágica que es la ORGANIZACIÓN.

​Hoy ​voy a compartir una tarea que considero básica, que no te llevará demasiado tiempo y una vez que la realices te ayudará para afrontar mejor la ​eterna pregunta ¿Qué comemos hoy? o lo que es peor para mi, ¿Qué cenamos hoy?

​Aprovecha esta semana, que es perfecta de cara organizar ​el curso que empieza. ​​Es sencillo, sólo te llevará unos minutos y ​te ayudará a ​planificar las cenas, las comidas, desayunos, ​meriendas... ​​​para que no te quedes sin ideas.

Pruébalo y me cuentas

  • Haz una lista de los platos o recetas que habitualmente hagas en casa, que sean saludables y que te parecen adecuadas para la comida que quieras organizar; cenas, meriendas, desayunos... Si tienes familia, ten en cuenta también sus gustos y considera sobre todo las que les gustan y se comen bien.
  • Incluye ​principalmente recetas que domines, que hayas hecho muchas veces, que sepas el tiempo que tardas y que casi hagas en piloto automático.​ Dedícale el rato que necesites, a lo mejor al principio no se te ocurren muchas cosas, pero verás que te irán viniendo a la mente recetas. Apúntalas.
  • Esta va a ser tu base de datos de ideas a la que poder recurrir. Además, viene muy bien identificar las más rápidas, para recurrir a ellas en caso de necesitarlo. Por ejemplo, para mi, los botes de legumbres son un básico cuando tengo que preparar una comida en poquísimo tiempo y tiro de ellos para hacer ensaladas o hamburguesas vegetales rápidas.
  • Haz crecer esta lista a medida que vayas probando nuevas recetas y quieras que formen parte de tu rutina. 

​​¿Estás de acuerdo conmigo que es​ peor pensar qué comer, que ponerse a hacerlo?

​La semana que viene si os interesa hablaremos de cómo planificar los menús de la semana.

Os contaré el método que utilizo para organizar las cenas en casa, que en mi caso era mi prioridad ​y que ha facilitado mi vida.

Además, para celebrar el comienzo del curso os compartiré ​mi menú semanal de cenas y cada semana una receta para que podais ir ampliando vuestra lista.

​Ahora ​me encantaría que me contaras qué tal te organizas tu en tu día a día para comer de forma saludable sin que esto sea una causa de agobio. ¿Haces ya algo ​parecido a lo que te he comentado? 

¿Te parece ​posible organizarte de esta manera?

​Felices digestiones!!!

​También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *