Sopa depurativa de invierno

Hoy traigo una receta que ​invita para parar, a retomar nuestras rutinas saludables y a limpiar un poco el organismo, a la vez que disfrutamos de la comida. ​

​La energía del invierno es muy nutritiva, pucheros, guisos, sopas calentitas... recordad que estamos cogiendo energía, concentrándola y almacenándola para el resto del año, ​para en primavera encontrarnos genial y llenos de vitalidad.​

​​No te sientas mal por haber cogido algo de peso en Navidad, ​porque no hacerlo de verdad, que me parece imposible. Porque ​aunque ​hayas comido súper saludable y sin pasarte demasiado de cantidad, la realidad es que nos tiramos 2 o 3 semanas intensas de comidas, cenas y reuniones familiares sin dejar descansar al cuerpo entre ellas.

Estamos comiendo de más y por eso engordamos, ya está.

Volver a nuestro peso habitual debería ser un proceso natural. ​Retomamos nuestros hábitos de alimentación saludables ​ y volvemos al equilibrio, pero mi experiencia es que no es tan fácil ni rápido como querríamos ​y​ lleva semanas deshacer el entuerto.

A ver, nos lo hemos currado ​mucho con nuestros excesos, así que es lógico que por lo menos necesitemos el mismo tiempo para revertirlo.

Así que ​si quieres ganar tiempo, ​viene bien como ​ayudita hacer durante unos días una dieta depurativa, que además te hará sentir genial.

La mayoría de dietas para depurar o perder peso se basan en batidos verdes, ensaladas, crudos y verduras. Todo muy frío para el invierno, muy de limpieza de primavera, pero​ quizá no es lo más adecuado en esta época del año y puede acabar con un buen resfriado.

​Esto de la comida es un poco como la ropa, no nos vestimos igual en invierno que en verano, porque pasaríamos frío. Pues tampoco nos viene bien comer lo mismo en invierno que en verano porque terminaremos malos.​

Además, pienso que a todos en casa, incluido niños, nos viene bien unos días de ​limpieza. Los pequeños se recuperan pronto, su organismo es joven y algunos se regulan mucho mejor que los adultos (típico queda un trocito pero no quieren ​más), pero el que más o el que menos, ​también han ​comido en exceso, probablemente sobre todo azúcar.

​Para mí esta receta es una cena maravillosa para todos, para mí plato único, quizá los niños os pidan algo más puesto que sus necesidades energéticas son mucho mayores.

Vamos a ​usar nabo, que es la verdura por excelencia para eliminar grasas y refrescar el hígado, ​raíces como la zanahoria ​con sus hojas, ​si las encuentras enteras, algas para recuperar el equilibrio​​, el miso como ​fermentado que ayudará al intestino y a todos los microorganismos que viven en ella y los azuki, una legumbre que ayudará a fortalecer los riñones, donde reside nuestra energía vital.  El caldo de azuki se considera una bebida medicinal.

Os animo a que la probéis y me digáis cómo os habéis sentido ​después de tomarla​. Observa​​d vuestras digestiones, vuestros estados de ánimo y energía después de comer.  ​Es una práctica importantísima ​para conseguir comer con consciencia, hacedlo y os sorprenderéis.

​Ingredientes

  • ​1 cebolla
  • ​2 zanahorias ​y si es posible con sus hojas
  • ​1 nabo o mejor 1 daikon
  • check
    ​1 rama de apio
  • check
    ​1 taza de azuki cocidos o 1/2 taza de azuki seco
  • check
    ​1 trozo de alga wakame (unos 2 cm)
  • check
    ​Miso de cebada o de arroz
  • check
    ​Perejil fresco o cebollino

​Preparación

  • Check Circle
    ​Si partes de los azuki secos, se cocinan igual que cualquier otra legumbre, de hecho puedes usar otro tipo de judías y la sopa te quedará igualmente rica, aunque no tan medicinal como con azuki. Los dejas a remojo unas 8 horas y luego en la olla a presión con bastante agua y un trozo de alga kombu, se cocinan durante 45 minutos. No tires el agua que la vamos a usar para la sopa.
  • Check Circle
    ​Si partes de azuki o judías ya cocidos, simplemente los tendrás que añadir cuando eches el agua de la sopa a las verduras, te lo indico luego.
  • ​Corta la cebolla en trozos medianos, que se puedan coger bien con la cuchara y meter en la boca cómodamente. A mí me gusta cortar la cebolla por la mitad y luego por la mitad otra vez y luego ​en medias lunas
  • ​Limpia las zanahorias. ​Si son ecológicas me gusta dejarlas con la piel. ​C​órtalas en rodajas y que los trozos sean cómodos de comer. Si ​has conseguido​ zanahorias con hojas, lávalas bien y selecciona las hojitas, las vamos a echar también a la sopa.
  • De la misma manera se corta el nabo en trozos medianos
  • ​Quita las hebras del apio (importante) y cortar en trozos pequeños.
  • ​​Si has cocido los azuki y mantienes el agua de cocción, solo tienes que añadir las verduras a la olla ​y si mantienes el alga kombu, no hace falta que le pongas el wakame. ​Cocinar tapado durante 20 minutos.
  • ​Si partes de la legumbre cocida y escurrida, ​pon a calentar ​un litro o litro y medio de agua en ​una olla y cuando empiece a hervir, añades las verduras, la legumbre y el alga wakame y lo dejas cocer tapado durante ​20 minutos. 
  • Check Circle
    ​Si ves que es poca agua, puedes añadir más hasta conseguir la cantidad de sopa que desees.
  • ​Una vez terminada la cocción, vamos a añadir el miso. ​La medida es ​una cucharadita pequeña por persona. Te recomiendo sacar un poco de caldo ​en un cuenco y disolver el miso bien removiendo con una cuchara y luego mezclarlo de nuevo con el resto de la sopa. Así te asegurarás de que no queden pegotes sin disolver.
  • Check Circle
    ​Ya lo tienes, servir en platos o cuencos individuales y poner un poco de perejil o cebollino fresco por encima.


​​​​Espero que te guste la receta, ya sabes que si tienes cualquier comentario ​o duda, estoy a tu disposición a través de los comentarios del blog (si no los ves, pincha en el título ​y aparecerán) o por mail en info@cocinasaludybienestar.com

​También te puede interesar

4 respuestas a «Sopa depurativa de invierno»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *