Las grasas que debemos tomar

​Hoy en día tenemos a las grasas demonizadas. Ya sea porque nos engorda, porque suben el colesterol, porque nos salen granos, porque quizá llevamos años abusando de ellas y ya nos han costado problemas de salud.

Las grasas han generado tan mala prensa entre la población que la industria de la alimentación se ha esforzado en ofrecernos multitud de productos con 0% de grasas que parece que nos van a salvar de todos los males. ​Aunque ​cuidado porque ​que no tengan grasas no ​significa que sean saludables, fijaos que a menor grasa, ​contienen más azúcar.

¿Son todas las grasas iguales?

Las grasas están compuestas por ácidos grasos. No todas las grasas son iguales, las hay saturadas, monoinsaturadas y poliinsaturadas y la diferencia entre ellas a efectos prácticos es lo que hace que a temperatura ambiente s​ean​ más bien sólidas (grasas saturadas) o líquidas (grasas insaturadas).

Ingerimos grasas en nuestra dieta a través de muchos alimentos; las carnes, los aceites, los frutos secos, pescados, semillas y algunas verduras, como el aguacate, pero el cuerpo también es capaz de generarlas a partir del exceso de glucosa en la sangre. ​

Sólo hay un grupo de grasas que el organismo no puede generar por sí mismo. Son los llamados ácidos grasos esenciales que deben formar parte de nuestra dieta. Son los Omega 3 y Omega 6.​

​Seguramente también habreis oido hablar de las grasas hidrogenadas o ácidos trans. Estas  grasas se fabrican artificialmente ​para ​convertir aceites líquidos ​en grasas sólidas (hidrogenación). ​Se utilizan en la industria alimenticia para fabricar margarinas, bollería, galletas, snacks, palomitas de microondas, helados, patatas fritas, cebolla frita… y son altamente nocivas para la salud ya que el cuerpo es incapaz de eliminarlas.

¿Para qué sirven las grasas?

​Las grasas son fundamentales para el ser humano e intervienen en multitud de procesos metabólicos

  • ​Ayudan a regular la temperatura interior del cuerpo. Sirven como aislante tanto para el frío como para el calor.
  • ​Recubren nuestros órganos vitales de forma que los amortiguan y protegen de golpes.
  • ​Sirven para almacenar energía.
  • check
    ​Permiten la absorción de las vitaminas liposolubles; A, E, D , K
  • check
    ​El colesterol es una de las grasas más importantes del cuerpo. Se adquiere a partir de productos animales (huevo, carnes, lácteos…), pero el cuerpo tiene también la capacidad de generarlo en el hígado a partir de otro tipo de grasas ingeridas. El colesterol es imprescindible para el cuerpo, para fabricar bilis, forma la membrana de las células, como precursor de hormonas y por eso su exceso es tan difícil de eliminar.

Entonces, ¿​Qué grasas debemos tomar?

​Pese a su mala prensa no todas las grasas ​son malas. Es necesario consumir grasa a diario en muestra dieta, pero teniendo en cuenta siempre que sean de buena calidad y​ que el exceso, de cualquier cosa, nunca es bueno.

​No hay que olvidar ​ que según la OMS, la primera causa de defunción en países desarrollados son ​las enfermedades coronarias y cardiovasculares (ictus, infartos de miocardio, trombos…) y su ​origen principal son niveles de colesterol altos, causados por abuso de grasas saturadas.

  • ​Debemos introducir en nuestra dieta principalmente grasas insaturadas y consumirlas a diario en forma de semillas y frutos secos, aceites de buena calidad (nunca refinados, siempre prensados en frío), aguacates, maíz, cereales integrales… Para facilitar la digestión de las grasas cuando las consumimos en forma de frutos secos ​y semillas, es recomendable remojarlos previamente unas horas, con ello las sometemos a una especie de predigestión en la que su fibra se ablanda y sin alterar en absoluto sus propiedades, conseguimos absorber mejor sus nutrientes. Otra opción válida es lavar y tostar ligeramente las semillas y frutos secos, con este proceso mejoramos su digestión, pero en este caso sí que alteramos algo las propiedades de los aceites que contienen ya que son muy sensibles a la oxidación.
  • ​Debemos consumir alimentos que contengan aceites grasos esenciales; Omega 3 (en salmón, sardina, caballa, en verduras de hoja verde, semillas de lino, sésamo, girasol, calabaza, frutos secos, soja, trigo, maíz) y Omega 6 (en semillas de  sésamo, girasol, calabaza, grosella, coles de bruselas, ajo, zanahoria, soja, aguacate, ajo, trigo, maíz)
  • Disminuir al máximo la ingesta de grasas saturadas. Este tipo de grasas no es necesario en absoluto, podrían eliminarse de la dieta y no pasa nada. Sus funciones las cubren las grasas insaturadas y su exceso genera graves problemas para la salud, como la subida de los niveles de colesterol y la obesidad. En este punto, recomendaría abandonar la bollería industrial, los productos precocinados, margarinas, snaks, palomitas de microondas, cebolla frita... muchos de ellos contienen grasas hidrogenadas o ácidos trans y por otro lado reducir el consumo de producto animal (carne roja, carne de ave, huevos, quesos…), del que normalmente se abusa.

​Espero que te este artículo te haya ayudado. No dejes de comentar más abajo cualquier duda o cuestión que quieras plantear, tanto si estás de acuerdo o no. Compartir opiniones siempre enriquece.