Yogurt de Coco

Esta semana he estado preparando una receta muy especial. Es un postre que le gustará mucho a los niños, pero que hoy pongo realmente pensando en ti.

Hemos acabado con las tareas del día y estamos cansadas, es el momento de descansar y relajarse y para ello no hay nada mejor que un postre dulce de textura cremosa que nos envuelva y nos ayude a llegar a este estado de despreocupación que tanto necesitamos para poder descansar bien.

Tenemos asociado que el dulce nos activa, nos da energía y vitalidad para hacer un montón de cosas, lo cual es verdad, pero sorprendentemente también tiene el efecto de relajarnos.

Fíjate si muchas de las ocasiones en las que recurres al dulce es cuando sientes nerviosismo o ansiedad, cuando el sistema nervioso y el cerebro lo piden ayuda a voces porque están bajo mínimos y necesitan energía.

Al comer el dulce, el cuerpo obtiene lo que te estaba pidiendo y se relaja.

Bueno, pues vamos a intentar darle a nuestro cuerpo lo que pide antes de que nos tenga que gritar y vamos a darle el premio al día con un postre saludable.

Las cremas de verduras dulces; de calabaza, calabacín, zanahoria, apio o coliflor… son ejemplos de cenas que nos ayudarán a entrar en este estado de relax, pero ¡ay! es el postre el que sentimos que más necesitamos.

Uno de los productos que habitualmente se comen para conseguir esta sensación son los productos lácteos, yogures, natillas o incluso el vaso de leche.

La leche es dulce y energéticamente fría, además tiene implicaciones emocionales, es como el abrazo o el beso de tu madre antes de ir a dormir.

¿Y por qué no me como un yogurt y ya está?

Pues la primera razón que se me viene a la mente para no ​hacer esto, es que los lácteos que compramos en los supermercados son productos ultraprocesados.

Tanto por el ciclo de vida de las vacas que reciben cantidad de antibióticos para tratar sus mastitis, los procesos posteriores​ de la leche, la cantidad de azúcar que llevan, como por los estabilizantes, aromas y colorantes que incluyen, no son nada recomendables.

Independientemente de que quieras o no consumir leche, el primer paso de una alimentación saludable y consciente es optar por alimentos de verdad y la leche que nos venden hoy en día es todo menos eso. Nutre tu cuerpo con consciencia.

Y esto nos lleva al postre de hoy, estas deliciosas natillas de coco que nos proporcionarán esta energía que buscamos, en especial por la noche, de una forma saludable y consciente.

Es una receta muy sencilla, porque mi objetivo era sobre todo conseguir la textura cremosa y a la vez fresquita que me gusta y la verdad es que estoy ​muy satisfecha.